Hoy charlamos con Eva de “Casa sin tóxicos”

Casa sin tóxicos es una web que como su propio nombre indica, ofrece formación e información de como reducir o eliminar los tóxicos de nuestro hogar. Conocemos más este proyecto, de mano de su fundadora, Eva.

Eva Liljeström es Licenciada en Ciencias Ambientales y mamá de un medianito de 8 años por el que dice dar gracias a la vida cada día de ser su mamá y del que se declara superfan.

-Eva, cuéntanos por qué Casa sin tóxicos.

Porque llevamos años poniendo el foco de puertas afuera, cuando en nuestras casas estamos expuestos a una gran cantidad de tóxicos que la inmensa mayoría de la población desconoce. Nos han enseñado a consumir rápido, bonito y barato para el día a día, y a gastarnos auténticas barbaridades en productos o tecnología con fecha de caducidad ¿En algún momento pararnos a pensar en las consecuencias que esos materiales, sustancias o compuestos pueden tener para nuestra salud a corto y a largo plazo? Se repite mucho el típico “de algo hay que morir” cuando lo lógico sería tomar las riendas de nuestra salud, ya que podemos elegir apostar por una mejor calidad de vida.

Los seres vivos -además de relacionarnos y movernos- nos alimentamos de nuestro entorno a través de la respiración, la comida, y bebida. El problema es que lo tenemos tan automatizado que muchas veces no somos conscientes del grado de toxicidad que ingerimos aún haciéndolo muy a menudo, y varias veces al día!!

-Cuáles son tus servicios, qué buscan las personas que se dirigen a ti y cómo las puedes ayudar.

Asesoro a familias para que lleven una forma de vida menos tóxica y más saludable, imparto talleres sobre alimentación, cocina y limpieza libre de tóxicos, y soy consultora de producto en Ecolivesystem Solutions.

Además, recientemente estoy colaborando con la comunidad  “Femenin´Us” liderado por Carmen Salgado, donde estamos preparando unos monográficos para la fertilidad, embarazo y otras temáticas relacionadas con la mujer, muy interesantes. Mi papel es mostrar cómo nos afectan los tóxicos en los ciclos de vida de la mujer, y cómo minimizar su impacto.

– Estamos viviendo en los últimos años un regreso a una forma de vida más natural, como Licenciada en Ciencias Ambientales, cuál es tu opinión al respecto.

Me encanta que lo que hace años era un estilo de vida hippie ahora se esté normalizando, en algunos aspectos por moda o tendencia; pero si es así, y esto genera un impacto positivo ¡bienvenida sea esta moda, y espero que haya venido para quedarse! El problema es que veo que muchas veces adoptamos estilos de vida más saludables, sin abandonar el anterior de manera responsable. De nada me sirve que empieces a no consumir plástico, si te has deshecho de todo el que tenías en casa – y en buen estado – sin haber alargado su vida útil. A veces nos puede el postureo de cara a la galería, sin pensar en las consecuencias de este tipo de gestos.

Por si sirve de ejemplo: si por fin sabes del impacto que puede tener el contacto de plásticos con los alimentos que vas a ingerir ¿por qué no, en vez de desecharlos no lo reutilizas para guardar pinzas de la ropa, o bobinas de hilo? ¡son ideales! ¿no estarán mejor en un armario teniendo una función práctica, que en un vertedero (con suerte)?

-Particularmente tengo la sensación de que en temas medioambientales se está ofreciendo más información para ayudarnos a una mayor concienciación, desde profesionales  que desde las instituciones. Tú ofreces mucha información valiosa en redes sociales, cómo ves tú este tema.

Las instituciones no siempre están dirigidas por profesionales del sector, de ahí que sea necesario una labor particular (acorde a los valores y las ganas de cada uno) de concienciación a la sociedad. Tenemos un gran poder como consumidores, y a base de proporcionar una información veraz, práctica y de calidad, se puede influir en el hábito de consumo de las familias hacia un estilo de vida más saludable y respetuoso con el medio que nos rodea. Lo más importante es tener todas las herramientas disponibles para plantearse las elecciones, y no consumir por costumbre, o “Porque ha sido así toda la vida, y por qué tengo que cambiar”, o… “Si no me lo pones fácil, accesible, justificado, más barato y mascadito, no cambio”.

“Porque ha sido así toda la vida, y por qué tengo que cambiar”, o… “Si no me lo pones fácil, accesible, justificado, más barato y mascadito, no cambio”.

O la última que me he encontrado: “Es a lo que mi cuerpo está acostumbrado; si cambio, no creo que lo pueda asimilar” en referencia a una crítica acerca de una bebida isotónica (de precio elevado para lo que ofrecía) hasta arriba de azúcar, colorantes y conservantes. De pronto todos somos médicos, nutricionistas, químicos, y lo mejor: ¡futurólogos! Nos llevaríamos las manos a la cabeza si eso mismo lo dijera alguien que consume alcohol o tabaco, y le propones que lo deje ¡y nada más lejos de la realidad!

-En una casa hay muchos tóxicos que normalmente no reconocemos como tal, pinturas, detergentes, plásticos, textiles, materiales de construcción y decoración, etc… Cómo crees que está influyendo esto en nuestra salud.

Como seres vivos, constantemente estamos interactuando con el medio que nos rodea; y si un cambio de temperatura en el ambiente puede hacernos enfermar ¿por qué no la inhalación de gases o partículas en suspensión, el contacto directo con muebles esmaltados, paredes y productos de limpieza? ¿y la ingesta de metales pesados, plásticos o esmaltes procedentes de los utensilios con los que cocinamos? Dermatitis, alergias, problemas respiratorios, hormonales, sensibilidad química múltiple (SQM), síndrome de fatiga crónica, o cáncer, son algunos de los problemas de salud a los que nos exponemos en el día a día; y muchas veces el problema radica en que no miramos a largo plazo.

Según un comunicado de la OMS de octubre de 2018, más del 90% de los niños respiran aire contaminado a diario;  y en 2016, alrededor de 600.000 niños en todo el mundo, fallecieron por la suma de los efectos de la contaminación del aire ambiental y doméstico. Los niños respiran más veces en menos tiempo, están en pleno desarrollo y además, “viven” mucho más cerca del suelo que los adultos, lo que hace que estén especialmente expuestos y sean mucho más vulnerables.

-¿Qué motivo más necesitamos para tomar acciones en nuestros hogares, que es el primer lugar donde podemos elegir si respirar un aire contaminado o no? 

*Informe de la OMS: https://www.who.int/es/news-room/detail/29-10-2018-more-than-90-of-the-world’s-children-breathe-toxic-air-every-day

– “Comprar y comprar artículos de todo tipo de baja calidad”, lo hacemos con todo, desde la ropa a los muebles. Qué opinas de esta moda de usar y tirar, a donde crees que nos lleva.

Como ya he comentado al principio de la entrevista, necesitamos un toque de atención: Lo barato,SIEMPRE sale caro. Antes o después.

Yo he sido consumidora inconsciente, claro que si. Y he comprado promociones de 5 bollos por un euro, sartenes de 10€,  cazuelas de 20€, e incluso fui fumadora durante muchos años … pero cada uno viene de las costumbres de su casa, con su educación, y tradiciones. Yo tuve que estudiar una carrera, y tener una experiencia desagradable de las que te ponen en tu sitio, para ser más consciente; así que mi propósito de vida es ayudar a las familias para que puedan evitarse 4 años de carrera y alguna experiencia desagradables para mejorar su estilo de vida.

En cuanto a la moda de usar y tirar, creo que las campañas contra el uso de plásticos o materiales de un solo uso empiezan a dejar huella, y es algo que me reconforta si no fuese porque quizá sea demasiado tarde. El ser humano no es muy dado a aplicar el principio de precaución, y no es consciente hasta que se gasta un dineral en ir a Bali para bañarse en un mar de plástico, o en ir a esquiar en diciembre y que no haya ni un copo de nieve. Pero eso es otra historia, ¡¡y no me quiero liar!!

Si obviamos el viaje a Bali, y nos vamos a lo cotidiano… muchas personas tienen problemas de dermatitis, y se gastan un dineral en cremas, cuando no se han parado a pensar en qué tejido están usando en su ropa, y con qué la detergente lavan. ¡Quizá la solución era muchísimo más sencilla!

-Eva danos un consejo que consideres básico para una persona que empieza a ser consciente de lo que tú enseñas, ¿por dónde comenzar?

Por uno mismo; qué soy ahora, y dónde me veo en un futuro, con qué entorno, y con qué calidad de vida. Si tienes toda la información, empieza por pequeños cambios. Todas las personas a las que ayudo, comenzaron por uno; quizá el que era más importante o urgente para ellos. El resto de los cambios van llegando solos.

Hay quien me dice: “Pero es que si me pongo a hacer cambios, tengo que hacerlo todo a la vez; porque si no puedo, ¿de qué sirve? Para eso, me quedo como estoy”  No conozco a nadie que se haya comprado (o ido de alquiler) una casa equipada al gusto y con todos los servicios dados de alta y que funcionen. Ojo, que seguro que hay quien lo consigue, ¡pero la vida va a otro ritmo!

Todos tenemos miedo a lo desconocido, aunque sepamos que es beneficioso para nosotros ¿por qué no nos lo permitimos?

Muchas gracias Eva por compartir tu tiempo y tus conocimientos con nosotros.

Os dejamos el enlace a la web de Casa si  tóxicos en la que podéis conocer un poquito más de este proyecto tan interesante y beneficiarte de la información que en ella comparte Eva.

Si queréis empezar a practicar algunos de los conocimientos de los que hemos hablado os invito a visitar nuestra web. Ahí os explico más cosas sobre muebles ecológicos y casas sanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar